viernes, 29 de junio de 2018

El Esténcil



Arte urbano o arte callejero…
Por Carmen Alarcón Collignon
 Delfina
                         Derechos Reservados © Carmen Alarcón

El esténcil es una representación artística que deliberadamente irrumpe en el espacio público para llamar la atención, es un grito en espera del silencio que desaparece al ser tachado, repintado o simplemente, recreado por otro artista urbano. Es una representación anónima y mundana que se aloja en las calles en espera de la mirada dirigida por los transeúntes. No necesita exhibición ni galería, no espera el halago ni el desprecio, simplemente ahí está.
Los esténciles, generalmente suelen estar plagados de divulgaciones subversivas, políticas y sociales, estas imágenes se extienden a lo largo de las grandes urbes, son mensajes que estimulan a la reflexión mediante la ironía y el humor. Es una forma de participación de arte urbano, en la que el artista se apodera del espacio público para intervenirlo con las estampas generadas a partir del esténcil.
Esta práctica, también es conocida como estarcido, la forma en que se realiza el estampado es a partir de una plantilla con el dibujo recortado, la cual sirve para aplicar la pintura a través de los recortes y obtener la imagen sobre la superficie seleccionada. Al elaborar el dibujo para realizar un esténcil se busca reducir el resultado visual a sombras, luces y contornos, simplificando así el efecto al eliminar los medios tonos y disponer sólo de elementos gráficos contundentes.
Para producir la plantilla es necesario recortar el proyecto en una cartulina dura o, con muy buenos resultados, en estireno; con una cuchilla de corte son sustraídas, del material las zonas sólidas del dibujo para que aparezcan huecas y dejen pasar la pintura; así el diseño queda limitado a la forma de los huecos que constituyen la plantilla; ésta puede fijarse a la superficie con cinta  adhesiva o de embalaje, lo que facilita el estarcido.
El esténcil puede emplearse sobre cualquier superficie plana: tela, madera, seda, metal, así como sobre muros y techos; son las bardas perimetrales de los terrenos baldíos una de las superficies más recurridas para recibir la estampación del esténcil. Sin embargo la superficie queda supeditada al tipo de pintura con el que se llevará a cabo el proyecto. Generalmente se utiliza pintura acrílica, por lo tanto es recomendable utilizar pinceles de pelo corto redondos especiales para la técnica del estarcido, también es válido recurrir al uso de brochas, esponjas, cepillos, estarcidores de boca y pintura en aerosol.
Mencionar un poco de historia acerca de la técnica obliga a señalar que desde la antigüedad el estarcido ha sido usado para decorar, ya en la antigua Roma era empleado para adornar muros y frisos, también conviene anotar que China utilizo las plantillas para decorar techos y paredes, así como textiles y grabados a color. En Europa durante la Edad Media se utilizó para repetir motivos de ornamentación en las ilustraciones de los manuscritos y en los albores del siglo XVIII para ornamentar porcelana y tapices.
Si bien el esténcil es una técnica muy antigua de estampado, se ha convertido actualmente en una nueva y moderna forma de expresión estrechamente vinculado a la serigrafía y al uso de programas de manipulación de imagen en computadora; para generar imágenes planas fáciles de recortar. El esténcil también es conocido como “arte callejero” por la expresión en inglés street art, sin embargo  este término engloba  todas las manifestaciones desarrolladas en el espacio público urbano como: el graffiti, el tag y el sticker. El esténcil comprende una representación plástica y una experiencia artística urbana, que genera distintas lecturas cuando se desarrolla en el espacio público, en la calle. Los códigos comunicacionales que surgen a partir del esténcil como arte urbano divulgan una idea. Por tal motivo, además de ser una representación estética de arte urbano, tiene la cualidad de ser: arte múltiple cuya finalidad es comunicar, denunciar, expresar…
El interés por encontrar nuevas formas de expresión a partir de elementos contraculturales obliga al artista a usar el ingenio, lo que significa trabajar solo o en grupo, le compromete a penetrar y fragmentar el paisaje urbano proponiendo lenguajes contestatarios sin otro fin que el de expresar desde su semántica visual una lectura paralela a la de la calle. En fin el esténcil es un movimiento cultural que se apropió de la ciudad al igual que las demás manifestaciones de arte urbano, sin embargo el esténcil encuentra escenarios de información diferentes a las otras manifestaciones estéticas urbanas. La proliferación de los esténciles en la vía pública de las grandes ciudades es una de las formas de cultura actual marcada por la globalización, para penetrar y difundir estas manifestaciones los diseñadores requieren de las nuevas tecnologías de la información; así como el acceso a Internet es determinante para conocer los ismos culturales actuales también lo es para la propagación de estas imágenes, para formar redes entre los grupos  de artistas que intercambian plantillas por medio de la Red y lograr establecer un tejido de estampas a lo largo de varias ciudades y generar una lectura global. Es una forma de comunicación horizontal que entrelaza a los distintos hacedores de esténcil y los conecta con otros artistas urbanos en una red de lenguajes visuales. Este vínculo está determinado por la cultura visual y generalmente establecido entre los diseñadores egresados de las carreras insertas en el ámbito de la imagen.
En definitiva, los discursos sociales del esténcil adquieren sentido mediante la relación que guardan con el contexto donde son destinados. El lenguaje visual que les rodean, los espectadores y la arquitectura que los ostenta le confieren significación. Es claro que cada esténcil tiene su propia semántica cuya eficacia se fundamenta en la transmisión clara del mensaje. Las imágenes generadas por el artista a través del esténcil pueden ser únicas o repetirse, conformar un mural a lo largo de una o varias ciudades y así generar un discurso estético global.